Premisas para vivir después de la muerte de Dios (primer esbozo)

1. Si tú no te detienes, nadie lo hará.

2. Más te vale creer que éste no es el único mundo posible. Si crees que sí lo es, entonces nadie te detendrá, ni tú.

3. Es verdad que el hombre es la medida de todas las cosas, pero lo importante no era eso, sino cuál es la medida del hombre, ¿o es el hombre puro exceso?

4. Más bien, las cosas son la medida del hombre. El hombre llega hasta donde las cosas se lo permiten.

5. Al ser el hombre también una cosa, entonces éste está destinado a no ser nada, sino pura relación. Si el hombre es la medida de todas las cosas, entonces A=A.

6. (A=A)= Si tú no te detienes, nadie lo hará.

7. En “A=A” el único elemento diferente es la igualdad. El “=“ es la relación. Pero A nunca es igual a A. Si así lo fuera, entonces ya no habría relación. Sólo habría una A.

8. Puesto que “A=A” siempre es una potencialidad, entonces hay una otra medida que no es A.

9. Para que A sea igual a A se necesita de otro mundo posible donde verdaderamente A=A.

10. Cualquier cosa es otro mundo posible excepto cualquier cosa.

11. La diferencia entre cualquier cosa y cualquier otra cosa no existe si tú no la pones.

12. Si tú eres la diferencia entre cualquier cosa y cualquier otra cosa, entonces tú eres la medida de todas las cosas. Eso es cierto. Pero lo importante no es eso, sino cuál es tu medida.

13. Si las cosas son tu medida, entonces no tienes medida y eres puro exceso.

14. No hay bien y mal, sólo necesidad y lujo, medida y exceso.

15. Si tú vives en el exceso entonces sentirás que las cosas se exceden contigo y serán tus enemigas. A ver quién puede más.

16. A las cosas nunca les vas a ganar porque es como querer ganarte a ti mismo. Es la superación de sí mismo nietzscheana. Pero la única forma de superarte a ti mismo es ponerte una medida.

17. La medida no está en las cosas ni en ti mismo, porque son lo mismo. La medida está en la posibilidad de la relación.

18. Relación=diferencia=mundo de las ideas=Dios.

19. Puedes vivir sin Dios, pero entonces Dios es igual a ti. Si tú eres igual a Dios, no tienes medida. Si no tienes medida, las cosas son tu medida. Si las cosas son tu medida, estás a expensas de Dios. Pero como Dios ha muerto, tú estás muerto.

20. Si no quieres estar a expensas de Dios, tienes que inventar a Dios.

21. Que sea lo que Dios quiera es de todas formas que sea lo que tú quieras, pero a un nivel inconsciente. El inconsciente no tiene medida, es puro exceso.

22. Entre falta y exceso hay una diferencia. Esa diferencia es Dios. Si Dios está muerto, entonces exceso es igual a falta infinita: a deuda infinita con Dios y contigo mismo.

23. Si tú no te pones una medida para pagar la deuda contigo mismo, nadie lo hará.

24. La medida es lo que te debes. Si no pagas lo que debes, terminarás pagando más de lo que debes; superándote a ti mismo. Pero eso sólo pasa poniendo una medida. Y ésta es la medida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s