Carta a un pensador solitario (siempre por escribirse)

Alguna vez escuché que después de la invención de las redes sociales el pensador jamás volvería a ser solitario. Yo diría más bien que después de la invención de las redes sociales no habrá ya posibilidad de que existan pensadores. El pensador por definición es solitario. Y si las redes sociales impiden la soledad, entonces impiden también el pensamiento. 

Hemos inventado tantos artificios para evitar la tristeza que ya no se permite estar tristes. Y eso es lo más triste de todo. El pensador solitario es triste aún con todos los artificios que se puedan inventar. 

Varias conclusiones a las que he llegado: 

El pensamiento tiende a lo abstracto. Así como las alas de las aves tienden a hacer que éste vuele, el pensamiento tiende a generar abstracciones. Ya lo había dicho Kant, bajo el nombre de razón. La razón tiende siempre a lo absoluto y no descansa hasta encontrarlo. Y justamente la importancia de Kant es que nos planteó un temor de la razón. Habría que ponerle límites. Ahora habría que decir que lo de Kant fue un buen razonamiento también, y que la razón no ha descansado hasta poner límites por todos lados a la razón misma. De esta manera, se ha tendido a eliminar el pensamiento. Pero el pensamiento insiste. Y ahora trae su venganza en el pensador solitario.

Se ha intentado limitar al pensamiento haciéndonos creer que éste no tiene nada que ver con la experiencia, que éste nos limita para la experiencia. Pero el pensamiento es también una experiencia y es la experiencia de la abstracción. Querer limitar al pensamiento es como querer que un ave utilice sus alas para volar hacia abajo hasta estrellarse con el piso. El pensamiento es una función del cuerpo tanto como lo es respirar, comer, defecar, dormir, despertar, caminar, cansarse, etc. Así como cada vez que inhalamos aire lo exhalamos, y cada vez que comemos defecamos, cada vez que pensamos abstraemos. La abstracción es un resultado inevitable del pensar y no se puede no pensar. Dejar de pensar, y, por lo tanto de hacer abstracciones, es como dejar de respirar de comer, de beber agua, etc. Ciertamente se puede uno obligar a hacerlo, pero el resultado de ello muy probablemente sea demasiado dañino para el organismo. 

El pensador solitario es aquél que no puede evitar pensar en abstracciones, en conceptos. Y todos somos pensadores solitarios cuando pensamos. Actualmente, sin embargo, el pensamiento ha sido reprimido por temor al totalitarismo. Por ello es que el pensador ha sido expulsado o al menos se le ha intentado expulsar. Pero es inevitable. El pensador solitario es cada vez más solitario pero al mismo tiempo se ha dado cuenta de que siempre había sido así y quizá ésa es la única ventaja del momento actual. Aún con eso, casi nadie se atreve a pensar. Aunque es inevitable que piensen, generalmente reprimen su pensamiento y lo llevan a la experiencia. Hay un gran temor, y es totalmente comprensible, de que el pensamiento se separe tanto de la experiencia que termine por convertirse en un holocausto, un pensamiento totalitario. Pero el pensamiento siempre es totalitario. Ante eso se ha impuesto el totalitarismo del anti-totalitarismo. Así es como todo el mundo tiene miedo de pensar ahorita. Pero aún con eso, hay que decirlo, piensan. 

Es perfectamente entendible temerle al pensamiento, sobre todo después de la modernidad. Ahora creemos que el pensamiento falló, creemos que hemos superado la modernidad, pero evidentemente es cuando más estamos metidos en sus redes porque el pensamiento no se ha podido superar. El pensamiento se quedó estancado después de la muerte de Dios pensando que con la simple muerte de Dios ya era demasiado. La muerte de Dios por supuesto es la muerte del pensamiento como ideales abstractos. Pero el pensamiento no puede evitar hacer ideales abstractos, por lo tanto, lo que hizo fue hacer un ideal de la experiencia, como si el pensamiento no fuera una experiencia más y como si la experiencia no generara sin querer siempre algún pensamiento. Sería como pensar que cuando uno come deja de respirar o que cuando camina deja de pensar. El pensamiento es casi como la respiración.

Pensar es pensar en abstracciones. Por más que el pensamiento pueda inventarse estratagemas para hacerse creer a sí mismo que no está pensando en abstracciones y que está prestando sólo atención en las particularidades sin llegar jamás al totalitarismo, eso no es posible. Eso ya es un totalitarismo. Hegel fue aquél que llevó a su máxima expresión este entendimiento cuando quiso equiparar totalmente lo general y lo particular además pasándolo por lo singular del sujeto que piensa. Pero lo que Hegel generó fue una fórmula sin salida, una policía que lo reprime todo al mismo tiempo que lo permite. Sin embargo, el pensamiento no necesita de ningún permiso, éste simplemente rebasa cualquier caja de la experiencia y vuela. Hegel llegó a pensar el pensamiento que se piensa a sí mismo, y sin embargo seguía siendo sólo Hegel y no aquella cosa. El pensamiento que se piensa a sí mismo no necesita de Hegel ni de nadie, por eso el pensador siempre es solitario. Una vez que Hegel lo ha dicho, ya está rebasado. Hegel no dijo nada. Pero ése fue su gran logro.

Se dice que lo contrario o complementario al pensamiento es la experiencia. Se le ha puesto más atención a la experiencia una vez que se cree que el pensamiento a fallado. Se le ha tomado al pensamiento incluso como un impostor. Al pensar en abstracciones, el pensamiento nunca toca nada, nunca nos dice nada de nosotros, no tiene nada que ver con la vida, pero el pensamiento también es parte de la vida, no más ni menos que la experiencia. El pensamiento puede inventarse cualquier cosa abstracta, incluso puede inventarse que no se inventa nada. El pensamiento ahora se ha inventado que el pensamiento es dañino, como decir que volar es dañino para las aves. Y por supuesto que lo es, es tan dañino como benéfico; es como decir que respirar es dañino porque nos acerca cada vez más a la muerte. Así es, pero no por eso vamos a dejar de respirar. Obviamente que se puede uno matar, pero incluso el pensamiento del suicidio es un pensamiento; incluso para suicidarse uno tiene que utilizar las fuerzas vitales para llevar a cabo el acto. 

Se asocia el pensamiento con la metafísica. Se le tiene miedo a la metafísica desde hace mucho, se cree que una metafísica inevitablemente lleva a la creación de Dios y, por lo tanto, de un dogma, y, por lo tanto, de una ausencia de cuestionamientos y, en su máximo extremo de un exterminio de aquél que no comparta la misma fe. Y todo eso es perfectamente correcto. Pero justamente de lo que hay que dar cuenta es de que de que esta línea de asociaciones es más bien un círculo, pues no hay nada más alejado del pensamiento que una fe. La fe es el pensamiento que se vive como experiencia. Es el salto al vacío una vez que el pensamiento ha llegado a su límite. Pero eso no quiere decir que el pensamiento se frena ahí. El pensamiento puede darle la vuelta a la fe, nunca llegar a ella. La fe está más allá del pensamiento. Después de la fe sigue la experiencia directa y así vuelve a comenzar el proceso, generando abstracciones y demás. El arte es la experiencia más directa, después de ahí siguen todas las demás experiencias. El sueño es la experiencia del pensamiento desprendida de sí mismo. En el sueño el pensamiento es un extraño de sí mismo. El entretenimiento, por otro lado, es la experiencia más alejada del arte. El entretenimiento, como su nombre lo dice, es la experiencia que se tiene entre que se tiene otra experiencia. El arte, al ser la experiencia más directa, rompe con el entretenimiento. No hay de otra. El pensamiento puede ser también una experiencia. Y eso es lo que no se ha comprendido. El pensamiento tiene como su correlato, como su resultado inmediato e implícito, la abstracción. Todo pensamiento es abstracto. La filosofía es la experiencia del pensamiento más directa. Bien se puede decir que todo es pensamiento o que todo es experiencia. El arte diría que todo es experiencia. La filosofía diría que todo es pensamiento. Los dos están diciendo lo mismo. La religión diría que todo es fe. El comediante diría que todo es entretenimiento, su nombre lo dice; “co-media” es aquello que acompaña a lo que está en medio. 

Deleuze dijo que la labor de la filosofía es crear conceptos, pero “crear conceptos” es pleonasmo. El pensamiento concibe y no puede hacer otra cosa, crea, inventa, ésa es su función. Y lo que crea son conceptos, abstracciones. Todo concepto es una creación, concepción, nacimiento. El concepto es el producto de una concepción, el nombre lo dice. Deleuze no dijo nada. No hay ninguna tarea ni labor de la filosofía. La filosofía se da por sí misma. No necesita de una agenda, de un programa, de un proyecto, de un deber. La filosofía y el arte son dos caras de lo mismo. La filosofía es la más bella de las artes y el arte es la más profunda de las filosofías. Son sólo dos formas de nombrar al pensamiento y a la experiencia que finalmente son lo mismo. Pero como nombres y como instituciones son un fraude, una estafa. La filosofía promete el pensamiento y el arte promete la experiencia, pero qué otro pensamiento y qué otra experiencia se busca que no sea la que tenemos todo el tiempo. 

Hoy ya es cada vez más difícil que haya arte y que haya filosofía, no hay ni pensamiento ni experiencia. estamos situados en el entretenimiento. Y también es cierto que el entretenimiento es una experiencia y una filosofía, pero así como el arte tiene como su correlato a la filosofía, el entretenimiento tiene a la fe. El cuadro quedaría como sigue:

Por supuesto que todo esto es un invento, y por supuesto que no tienen ningún fundamento. Pero para eso sirve el pensamiento. El pensamiento no puede evitar hacer esto. Eso es lo que hace el pensador solitario. Pensamientos que no pueden ser compartidos porque una vez que lo son pierden su calidad de pensamiento. El pensamiento sólo puede delirar. Pero delirar se toma como un defecto del pensamiento hoy. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s